Estudios sobre el "Holocausto"
La deportación de judíos de Francia y Bélgica en 1942
Published: 1994-01-01

alternative download: files/downloads/AynatEstudiosSobreElHolocausto-OCR.pdf

PREFACIO

En el presente opúsculo se recopilan dos monografías diferentes que estudian dos facetas esenciales de ese complejo y polémico campo de investigación histórica que es la deportación de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

La primera de ellas – Consideraciones sobre la deportación de judíos de Francia y Bélgica al este de Europa en 1942 –, tras someter a dura crítica la tesis hoy generalmente aceptada de que los judíos deportados de Europa occidental eran exterminados en el campo de concentración de Auschwitz, indaga sobre la suerte que corrieron dichos judíos tras su paso por este campo. Se trata de un trabajo de pionero que pretende contestar esta pregunta esencial: si los judíos deportados no eran aniquilados en Auschwitz, entonces… ¿dónde iban y qué fue de ellos?

La segunda monografía – Los informes de la resistencia polaca sobre las cámaras de gas de Auschwitz (1941-1944) – supone también un trabajo original de investigación sobre el arma del crimen con que supuestamente se llevó a cabo el exterminio de judíos en Auschwitz: las cámaras de gas homicidas. Aquí la cuestión es enfocada desde una perspectiva nueva: el estudio meticuloso, conforme a las rigurosas reglas de la metodología histórica, de las fuentes de información de que disponía la resistencia polaca sobre el campo de Auschwitz y, en particular, sobre las cámaras de gas.

El lector tal vez se sorprenda por la extremada concisión, sin concesiones a la retórica, con que está redactado el opúsculo que tiene entre sus manos. Ello se debe a que el autor ha seguido los consejos que daba un viejo bibliotecario a los publicistas científicos: 1. tener algo que decir; 2. decirlo y 3. callarse en cuanto queda dicho.

Enrique Aynat Valencia, 15 julio 1994

 

Consideraciones sobre la deportación de judíos de Francia y Bélgica al este de Europa en 1942

 

0 INTRODUCCIÓN

0.1 GENESIS Y OBJETO DEL TRABAJO

Alrededor de 42.000 judíos fueron deportados de Francia con destino al campo de concentración de Auschwitz (Alta Silesia) a lo largo de 1942. De ellos, 17.000 fueron registrados como prisioneros. Los restantes 25.000, según se admite generalmente, fueron aniquilados con gas tóxico nada más llegar al campo. Por su parte, unos 16.500 judíos fueron desplazados de Bélgica durante el mismo periodo y con el mismo destino, y de ellos -también según creencia general-4.500 fueron ingresados en Auschwitz como detenidos y 12.000 exterminados.

Sin embargo, tras leer casualmente que algunos grupos de judíos deportados de Francia y Bélgica habían sido vistos en 1942 al este de Auschwitz, se despertó en mí la curiosidad y la desconfianza. En efecto, estos judíos se encontraban allí donde, según la tesis en boga, no debían encontrarse. En consecuencia, me propuse examinar las fuentes para averiguar qué había ocurrido realmente con los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942: si habían sido exterminados en Auschwitz, o si, tal como sugerían algunos indicios / al menos una parte de ellos había seguido el viaje hacia territorios situados más al este.

0.2 FUENTES

Panstwowe Muzeum Oswiecimiu, Polonia.

  • Obóz koncentracyjny Oświęcim. W świetle akt delegatury rządu RP na kraj. – En "Zeszyty oświęcimskie", numer specjalny (1), (1968), XXIII + 194 Oswiecim 1968.-194 págs.
  • Liste der Männer- und Frauentransporte. D-RO/123 (Männer) y D-RO/123 (Frauen).
  • Fahrgenehmigungen, D-Au 1-4.

Centre de Documentation Juive Contemporaine. París, Francia.

  • Documento XXVI-46.
  • Documento XXVb-126.

Hoover Institution. Stanford University. Stanford, California, USA.

  • "Report on Conditions in Poland, 27 Nov. 1942". Poland, Ambasada (U.S.), Box 29.
  • "Sprawozdanie Nr. 6/42". Poland, Min. Spraw Wewnetrznych, Box 3.

Polish Underground Movement (1939-1945) Study Trust (Studium Polski Podziemnej). Londres, Gran Bretaña.

  • "The Mass Extermination of Jews in German Occupied Poland", 2318.

Institut für Zeitgeschichte. Munich, R.F. Alemania.

  • "Sonderzüge für Umsiedler, Erntehelfer und Juden in der Zeit vom 8. August -30. Oktober 1942", Fb 85/2, págs. 217-230.
  • Revista "Ostland". Números 22 (15. November 1942) y 23 (1. Dezember 1942).

Los documentos del capítulo 2 han sido citados en base al anexo documental de la obra de Klarsfeld, S.: Vichy-Auschwitz, págs. 356-476. También me ha sido de gran utilidad para la redacción de este capítulo el inventario comentado de los fondos del Centre de Documentation Juive Contemporaine de Steinberg, L.: Les autorités allemandes en France occupée.

0.3 METODO

He pretendido saber qué ocurrió a los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 a través del examen de las fuentes originadas en aquella época. He creído que si realmente la gran mayoría de estos deportados hubiese sido aniquilada al llegar a Auschwitz, habrían quedado huellas indelebles en los documentos de ese periodo.

No he tomado en consideración, por tanto, los testimonios, memorias, deposiciones en procesos y, en general, todo tipo de manifestaciones producidas por los implicados en los hechos -judíos y alemanes principalmente-después de la guerra.

Me he basado en primer lugar en los documentos que han logrado sobrevivir a la guerra de la administración del campo de Auschwitz. A continuación he pasado revista a los documentos de la oficina de la policía alemana en París encargada de la deportación de los judíos. También me he interesado por los informes de la resistencia polaca y del gobierno polaco en el exilio. Tras ello he reunido algunos indicios encontrados en distintas fuentes sobre la existencia de judíos procedentes de Francia y Bélgica en el este de Europa. Finalmente, he expuesto mis conclusiones sobre lo que probablemente ocurrió a este grupo de judíos.

Para una más fácil localización geográfica, he indicado entre paréntesis al lado de cada localidad el país al que actualmente pertenece. Así, por ejemplo, señalo que Theresíenstadt está en Checoslovaquia, aunque en realidad esta ciudad pertenecía en 1942 al Protectorado de Bohemia y Moravia y Checoslovaquia no existía entonces como tal.

En cuanto a las denominaciones de los lugares, he procurado respetar el nombre actual. Por ejemplo, la ciudad polaca de Lódz fue rebautizada por los alemanes en 1940 como Litzmannstadt y recuperó su nombre polaco original en 1945, con el cual será citada aquí. Son excepciones a esta regla las localidades de Theresienstadt (actualmente Terezín) y Auschwitz (actualmente Oswiecim), ya que las denominaciones alemanas son universalmente conocidas. Sin embargo, al tratar las fuentes polacas he empleado siempre Oswiecim en lugar de Auschwitz.

0.4 EVOLUCIÓN DE LA CUESTIÓN

En 1960, una archivista del Panstwowe Muzeum Oswiecimiu [Museo Estatal de Oswiecim] (en adelante PMO), Danuta Czech, publicó en alemán una r elación ordenada cronológicamente de los principales sucesos acaecidos en el campo de Auschwitz durante 1942.[1] En dicho trabajo se indica con exactitud lo que ocurría a cada convoy de judíos tras su llegada al campo. Así, por ejemplo, respecto al convoy llegado de Francia el 31 de agosto dice:

"Transporte RSHA[2] del campo de Drancy,[3] 983 judíos. Después de la selección fueron ingresadas 71 mujeres en el campo como detenidas, que recibieron los números 18749-18819. Las restantes 912 personas fueron intoxicadas con gas (wurden vergast)".

Sin embargo, en la segunda edición alemana de esta obra,[4] se expone lo sucedido a la llegada de este convoy de manera completamente distinta:

"Con el convoy 25 de la RSHA procedente de Francia llegaron 1.000 judíos del campo de Drancy. En el convoy se encontraban 280 niños de hasta 14 años de edad. Entre los adultos, había 253 hombres de entre 18 y 50 años de edad. Una primera selección tuvo lugar probablemente en Cosel.[5] Después de la selección en el KL[6] Auschwitz solo fueron internadas en el campo como detenidas 71 mujeres, que recibieron los números 18749-18819. Si se acepta que en la primera selección en Cosel habían sido retenidos 253 hombres, entonces perdieron la vida 676 personas en las cámaras de gas (dann kommen 676 Menschen in den Gaskammern ums Leben)".

Ahora, en cambio, ya no hay precisión alguna. No se sabe con seguridad si se detuvo el tren en Cosel y si se efectuó allí una primera selección. Caso de que el tren se hubiera detenido en Cosel, no se sabe con certeza cuántos hombres bajaran. Por tanto, se desconoce cuántas personas llegaron a Auschwitz y, en vía de consecuencia, cuántas fueron intoxicadas con gas.

En definitiva, en el plazo de 29 años la archivista del PMO y redactora de esta obra fundamental en la historiografía de Auschwitz había pasado de una certidumbre y una precisión absolutas a una indeterminación y ambigüedad generales. ¿Qué había ocurrido entretanto?

En 1978 Serge Klarsfeld había publicado Le mémorial de la déportation des Juifs de France (en adelante MDJF). S. Klarsfeld había revelado en esta obra que varios de los convoyes salidos de Francia en 1942 se habían detenido en Cosel y que allí había descendido cierto número de hombres. Parte de estos hombres habían sobrevivido a la guerra.[7] En concreto, por lo que respecta al ya citado convoy número 25, S. Klarsfeld había localizado ocho supervivientes varones en 1945. Sin embargo, como hemos visto, en la edición del Kalendarium de 1960 todos los hombres de este convoy habían sido aniquilados nada más llegar al campo. La archivista del PMO, por tanto, no había tenido en cuenta en 1960 la selección previa en Cosel, limitándose a considerar como' exterminados a la diferencia entre el número de integrantes del convoy a la salida de Francia y el número de personas matriculadas en Auschwitz. En la segunda edición del Kalendarium, once años después de la publicación de la obra de S. Klarsfeld, la autora no tuvo más remedio que modificar su primera versión.

Es extraño que D. Czech no tuviera en cuenta la selección en Cosel desde un primer momento. En sus apuntes autobiográficos, Rudolf Hoss -primer comandante de Auschwitz-señala que en el verano de 1942 los transportes de judíos de países occidentales con destino a Auschwitz se detenían previamente en Cosel y que más de 10.000 hombres fueron seleccionados allí. Estas memorias datan de 1947 y están depositadas precisamente en el PM0.[8] Además, en un informe de la Cruz Roja holandesa publicado en 1952 se indica que entre el 28 de agosto y el 12 de diciembre de 1942 ­periodo que el propio informe denomina "de Cosel (Cosel-periode)"-varios convoyes de judíos holandeses, franceses y belgas se detuvieron en la citada localidad para dejar cierto número de hombres antes de llegar a Auschwitz.[9]

Esta y otras discrepancias entre las dos ediciones del Kalendarium hicieron que me interesara en primer lugar por la fuente o fuentes de que disponía D. Czech para afirmar que de tal o cual convoy llegado a Auschwitz fueron aniquilados tal o cual número de personas. En particular, quería saber qué decía esta fuente o fuentes sobre el exterminio de judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942. Esta indagación me permitiría conocer, de paso, el valor y la fiabilidad que merece el Kalendarium como obra de consulta, al menos por lo que se refiere a la suerte corrida por los judíos tras su llegada a Auschwitz.

Es por ello por lo que me dispongo a exponer esta cuestión en primer lugar.

 

1 LAS LISTAS DE HUMEROS DE REGISTRO DE AUSCHWITZ. EL KALENDARIUM

Las listas de los números de registro de Auschwitz[10] constituyen la fuente principal sobre la llegada de transportes de detenidos durante la existencia del campo de concentración. De hecho, según el autor F. Piper, estas listas son "en la mayoría de los casos la única traza de tales transportes masivos".[11]

Estas listas no son un documento oficial alemán. Se trata de unas notas tornadas clandestinamente por detenidos que trabajaban en la oficina de acogida de la Sección Política o Gestapo del campo a partir de las "listas de llegada (Zuganglisten)" oficiales. El documento fue enviado secretamente al exterior en 1944.[12]

Las listas, independientes para hombres y para mujeres, presentan en columnas la siguiente información de izquierda a derecha:

  • fecha de llegada de cada transporte;
  • primer y último número asignado a los integrantes de cada transporte ingresados en el campo; y
  • lugar de procedencia de los convoyes (solo en ocasiones).

En esta última columna se suele anotar abreviadamente el puesto de policía que envió el convoy. Así: "Katt" es Kattowitz (Katowice), "Kra" es Krakau (Cracovia), "Rad" es Radom, "Lub" es Lublin, etc. Los espacios en blanco corresponden, según parece, a los transportes de judíos enviados de toda Europa por la agencia alemana encargada de la deportación (RSHA). Ninguna indicación en el documento, sin embargo, hace mención a ello. A continuación se reproduce una página del documento que contiene las listas de hombres.

[Documento véase la versión PDF]

Resumiendo, la fuente principal – y prácticamente la única – existente sobre la llegada de convoyes de deportados a Auschwitz no es un documento alemán, sino un conjunto de notas tomadas clandestinamente por miembros de la resistencia polaca en base a la documentación oficial del campo. Esta fuente, además, no dice nada sobre los efectivos de cada convoy y sobre el número de exterminados.

Sin embargo, este documento proporciona el soporte principal sobre el que se apoyan las dos ediciones del Kalendarium de D. Czech. y esta autora afirma en su obra – considerada una pieza fundamental en la historiografía de Auschwitz – que la mayoría de los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 eran aniquilados en cámaras de gas nada más llegar al campo. Considero entonces que es necesario averiguar si la interpretación que hace D. Czech de este documento es correcta y si dispone de otras fuentes para sostener su afirmación.

El Kalendarium recoge en orden cronológico y día a día los principales acontecimientos producidos en el campo. En la última edición alemana, de 1989, se dedica un párrafo a cada acontecimiento y se reserva un espacio en el margen derecho para anotar la fuente. Veamos un ejemplo tomado de una página cualquiera, en la que se recogen algunos acontecimientos producidos el 7 de agosto de 1942:

 

[Documento véase la versión PDF]
El penúltimo párrafo dice: "Con el convoy 15 de la RSHA de Beaune-la-Rolande[13] en Francia llegaron 1.014 judíos. En el convoy había 588 hombres y muchachos y 426 mujeres y muchachas. Después de la selección fueron internados en el campo corno detenidos 214 hombres, que recibieron los números 57103 a 57316, y 96 mujeres. Los restantes deportados fueron asesinados en las cámaras de gas".

Vemos que el margen derecho del párrafo ­el espacio destinado a indicar la fuente-está en blanco. La autora del Kalendarium ya había señalado que en estos casos la fuente es siempre la lista de números de registro.[14] Ahora bien, si consultamos la fuente original veremos que en el día 7 de agosto sólo hay dos entradas, una (números 56879-57102) lleva la abreviatura "Samt" y corresponde, al parecer, a un "convoy mixto (Sammeltransport)"; la otra entrada (números 57103-57316) no lleva ninguna indicación más y es la que la autora adjudica al convoy procedente de Francia.

[Documento véase versión PDF]

Si, corno se deduce del Kalendarium, ésta es la única fuente existente sobre la llegada de este convoy de Francia, cabe preguntar a D. Czech cómo, en base a información tan escueta, ha podido deducir que el convoy procedía de Francia y, sobre todo, que los deportados no matriculados fueron aniquilados en cámaras de gas. En realidad, si ni siquiera podemos afirmar con seguridad que esos números d~ registro fueron asignados a deportados de Francia, menos aún podemos afirmar que la mayor parte de ese convoy fuera exterminada con gas tóxico.

D. Czech ha realizado, a mi juicio, una interpretación abusiva de las fuentes dando por hecho lo que en realidad se trata de probar.

Por tanto, el Kalendarium no proporciona ninguna prueba de que la mayor parte de los integrantes del convoy número 15 de Francia fuese a las cámaras de gas. En cuanto que con el resto de los convoyes de Francia y de otros países se reproduce exactamente la misma situación, puede afirmarse con seguridad que el Kalendarium, en cualquiera de sus ediciones, no proporciona la más mínima prueba del exterminio de judíos en Auschwitz.

El siguiente caso nos proporciona un ejemplo de que la interpretación que hace D. Czech de las listas de números de registro es además incorrecta.

Se trata del convoy número VI de Bélgica. Este convoy partió de Malinas (Bélgica) el 29 de agosto de 1942. Transportaba a 1.000 judíos, entre ellos 179 niños. Se afirma que su destino era Auschwitz.[15] En la edición de 1960 del Kalendarium este convoy no consta. Tal como si nunca hubiese llegado a Auschwitz. En la edición de 1989, en cambio, se indica que llegó el 31 de agosto y que nadie fue matriculado. Añade que "unos (etwa)" 200 hombres fueron "probablemente (wahrscheinlich)" seleccionados en Cosel y que las 800 personas restantes, entre ellas todas las mujeres y niños, fueron a las cámaras de gas sin dejar rastro. Sin embargo, los autores Serge Klarsfeld y Maxime Steinberg descubrieron que al menos 9 mujeres y 1 niño de este convoy no fueron exterminados al llegar a Auschwitz, ya que figuraban en los registros de algunos campos de concentración con posterioridad a 1942.[16]

¿Cuál es probablemente la causa de la errónea apreciación del Kalendarium? Se sabe que los convoyes partidos de Bélgica tardaban generalmente dos días en llegar a Auschwitz.[17] En consecuencia, el convoy salido el 29 de agosto debería de haber llegado a Auschwitz el 31 de agosto. Pero ocurre que en las listas de asignación de números de hombres no hay ninguna entrada ese día.

[Documento véase versión PDF]

El 1 de septiembre hay varias entradas, pero están todas ocupadas con convoyes de Kattowitz, Praga, Breslau y Radom. Únicamente hay un espacio en blanco el día 2 de septiembre, pero las dos ediciones del Kalendarium lo adjudican a un transporte salido de Francia el 31 de agosto. Ante la dificultad de fijar la fecha de llegada de este convoy, el Kalendarium se desentiende del problema en la edición de 1960. En la edición de 1989 "extermina" el convoy en su totalidad. Por su parte, el MDJB hace llegar este convoy el 3 de septiembre, cinco días después de la salida de Bélgica y señala que 12 hombres y 27 mujeres habían sido matriculados en el campo.[18] Sin embargo, según ambas ediciones del Kalendarium los números de registro asignados a esos 12 hombres y 27 mujeres correspondían a los integrantes de un convoy procedente de Francia que llegó el 2 de septiembre.

En definitiva, la cuestión está tan embrollada que es imposible saber respecto a este convoy salido de Bélgica

  • si se detuvo en Cosel;
  • caso de que se detuviera en Cosel, cuántos hombres descendieron allí:
  • si llegó a Auschwitz; y
  • caso de que llegara a Auschwitz, cuándo llegó, cuántos judíos fueron matriculados y cuántos fueron exterminados.

Por todo ello, cabe concluir que las listas de números de registro, tanto de hombres como de mujeres, no aportan ningún argumento que apoye la tesis de que en Auschwitz se procedía al exterminio de judíos en general y de judíos de Francia y Bélgica en particular. El Kalendarium de D. Czech tampoco aporta indicios en favor de dicha tesis. Por el contrario, esta obra confirma tácitamente la ausencia de tales indicios al menos en los archivos del Museo Estatal de Oswiecim.

 

2 LOS DOCUMENTOS ALEMANES DE PARIS

Estos documentos proceden principalmente de los archivos de la Gestapo de París y fueron incautados · por las autoridades francesas tras la retirada de los alemanes en 1944. Posteriormente, el grupo de documentos que tenía que ver con la deportación de los judíos fue cedido al Centre de Documentation Juive Contemporaine de París, que los conserva actualmente.

Según estos documentos, la deportación de los judíos de Francia tenía como finalidad la prestación de trabajo en Auschwitz. En una conferencia celebrada el 11 de junio de 1942 en la RSHA de Berlín y a la que asistieron los responsables de asuntos judíos de la policía alemana en París, Bruselas y La Haya, se comunicó que Himmler había ordenado que o bien de Rumania o bien de los países occidentales ocupados fueran dirigidas a Auschwitz "para la prestación de trabajo (zwecks Arbeitsleistung) grandes cantidades de judíos". Era condición fundamental que los judíos (de ambos sexos) estuvieran en edades comprendidas entre los 16 y los 40 años, aunque podían ser enviados también un 10% de judíos no aptos para el trabajo. Por ello, se acordó que fueran deportados 15.000 judíos de Holanda, 10.000 de Bélgica y 100.000 de Francia.[19]

Que la finalidad de la deportación era llevar mano de obra a Auschwitz aparece con claridad en numerosos documentos. Por ejemplo:

  • En una carta Adolf Eichmann[20] indica que estaba previsto que hacia mediados de julio o principios de agosto de 1942 fuesen transportados 40.000 judíos de Francia, 40.000 de Holanda y 10.000 de Bélgica "para la asignación de trabajo en el campo de Auschwitz (zum Arbeiteinsatz in das Lager Auschwitz)". "El grupo de personas implicado – dice Eichmann – comprende ante todo judíos aptos para el trabajo (auf arbeitsfähige Juden)".[21]
  • En unas "directrices para la evacuación de judíos", realizadas por un funcionario de la policía alemana en París, se dice que estaban destinados a la evacuación los "judíos aptos para el trabajo, de ambos sexos, y de edad comprendida entre los 16-45 años". Estas personas debían llevar entre su vestuario "un par de fuertes botas de trabajo" y un "traje de trabajo".[22]
  • En otro documento se indica que la policía alemana en Francia estaba decidida en el verano de 1942 a transportar a Alemania 100.000 judíos, "ya que allí son necesitados para usos ~e trascendencia bélica (für kriegswichtige Einsätze)".[23]
  • En un telegrama dirigido por el embajador alemán en París, Otto Abetz, al ministerio de Asuntos Exteriores, se indica que por parte de la embajada no había ningún inconveniente respecto a la deportación de 40.000 judíos de Francia "para la asignación de trabajo en el campo de Auschwitz (zum Arbeitseinsatz in dem Lager Auschwitz)".[24]

De la lectura de los documentos alemanes se desprende que el objetivo de los ocupantes era ante todo facilitar mano de obra judía a la industria de guerra alemana y en concreto a la situada en Auschwitz. De ahí que, de momento, los alemanes no tuviesen interés en detener a gente que no sirviera para su propósito. Por ejemplo, en unas conversaciones francoalemanas destinadas a organizar una gran redada en París de judíos extranjeros y apátridas, se reveló que de entre la población judía objeto de la redada había que descontar a "los judíos enfermos, no aptos para el transporte y muy viejos (kranken, transportunfähigen und zu alten Juden)". También se acordó que los niños de los padres y madres detenidos permanecerían en Francia a cargo de las organizaciones judías.[25]

En una reunión posterior se fijó el límite de edad para ser detenido en la inminente redada en 55 años para las mujeres y 60 para los hombres.[26]

La gran redada de judíos extranjeros y apátridas tuvo lugar en París los días 16 y 17 de julio de 1942. En seguida, los hombres y mujeres solteros y los matrimonios sin hijos fueron trasladados al campo de Drancy, de donde serán deportados "con el fin de la asignación de trabajo en el Reich (zum Zwecke des Arbeitseinsatzes im Reich)". Tras la redada se comprobó que habían sido detenidas 12.884 personas, de las cuales 4.051 eran niños. Los niños serían trasladados 'de momento a los campos para judíos de Pithiviers y Beaune-la-Rolande, ya que todavía no se había tomado una decisión sobre la posibilidad de transportarlos al Reich.[27]

El 20 de julio, A. Eichmann comunicó telefónicamente el destino de los niños detenidos. Eichmann había decidido que "tan pronto sea posible de nuevo la deportación al Gobierno General,[28] podrán circular los transportes de niños (sobald der Abtransport in das Generalgouvernement wieder möglich ist, können Kindertransporte rollen)". Se comunicaba también que se conseguirían alrededor de 6 trenes a finales de agosto o a comienzos de septiembre con destino al Gobierno General, que transportarían judíos de todas clases, "también judíos no aptos para el trabajo y viejos (auch arbeitsunfähige und alte Juden)".[29] Véase una reproducción en el Documento l.

En definitiva, Eichmann había decidido que se deportaría a los niños judíos detenidos en la gran redada de los días 16 y 17 de julio. Ahora bien, es importante destacar que, según el documento, los niños judíos iban a ser deportados al Gobierno General, no a Auschwitz. Auschwitz no estaba en el Gobierno General. En efecto, Auschwitz fue incorporado al territorio del Reich en septiembre de 1939 y no formó nunca parte del mencionado Gobierno General. Este detalle es digno de destacar porque demuestra que al menos hasta el 20 de julio A. Eichmann, el máximo responsable de la deportación de los judíos, no tenía pensado exterminar a los niños judíos franceses en Auschwitz.

El 11 de agosto un miembro de la policía alemana de París dirigió un teletipo a la RSHA solicitando información sobre la manera en que la deportación de los niños debía tener lugar. Lo más significativo de este documento es el encabezamiento, que dice: "Asunto: deportación de judíos a Auschwitz; aquí evacuación de los niños judíos (Abtransport von Juden nach Auschwitz; hier Abschub der Judenkinder)".[30]

Dos días más tarde, contestaba la RSHA mediante otro teletipo ordenando que los niños judíos debían ser enviados "poco a poco (nach und nach)" en los transportes de adultos previstos a Auschwitz. En "ningún caso (keinesfalls)" podían ser puestos en camino convoyes compuestos de niños exclusivamente. Este teletipo lleva un encabezamiento muy semejante al primero: "Asunto: deportación de judíos a Auschwitz, allí evacuación de los niños judíos (Abtransport von Juden nach Auschwitz, dort Abschub der Judenkinder)".[31] Véase una reproducción en el Documento II.

A mi juicio, cabe interpretar estos documentos de la manera siguiente: al principio estaba previsto deportar a los niños judíos al Gobierno General, pero dado que no era aconsejable – seguramente por razones propagandísticas – poner en marcha convoyes compuestos en su totalidad por niños, se decidió enviarlos poco a poco, mezclados con los judíos adultos, en los transportes destinados a Auschwitz. Una vez allí (dort, hier), en Auschwitz, los niños serían deportados de nuevo, probablemente al Gobierno General. Esta interpretación respeta el texto de los encabezamientos de los teletipos a la vez que es coherente con el contexto.

En suma, lo que resulta tras el examen de los documentos es que el principal objetivo de los alemanes era facilitar mano de obra judía a la industria de guerra situada en Auschwitz. En cuanto a la deportación de los niños y personas no aptas para el trabajo, la intención era deportarlos al Gobierno General. Sin embargo, a causa de las circunstancias, fueron deportados también a Auschwitz, aunque probablemente solo de paso.

Esta versión resulta difícilmente conciliable con la teoría generalmente aceptada de la deportación para el exterminio. Si los alemanes realmente hubiesen querido aniquilar a todos los judíos, no se habrían molestado en confeccionar extensos memorandos sobre las condiciones que debían reunir los destinados a la deportación, ni habrían vacilado en incluir a niños. Lo lógico es que, ya desde el principio, hubiesen deportado a todo judío al que capturaran.

En definitiva, los documentos de la policía alemana de París no dan pie a pensar en ningún momento que el verdadero objetivo de los alemanes era exterminar a los judíos. Como ha reconocido un estudioso de los archivos del CDJC, "no hay un solo documento de nuestra colección que precise de manera unívoca esta ecuación siniestra deportación = exterminio".[32]

La conclusión es, obviamente, que de ningún modo puede sustentarse en estos documentos la tesis de que los alemanes enviaban judíos a Auschwitz para ser exterminados en masa.

 

3 LA RESISTENCIA POLACA Y EL GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO

Auschwitz (u Oswiecim, según la denominación polaca) había pertenecido a Polonia hasta 1939. Tras la invasión alemana, Auschwitz y la Alta Silesia fueron anexionados al Reich. No obstante, el gobierno polaco en el exilio (en adelante GPE) que se formó tras la derrota no reconoció nunca las anexiones alemanas. Auschwitz, por tanto, seguía siendo considerado por el GPE como propio. En consecuencia, la resistencia clandestina polaca, que en su mayor parte seguía las instrucciones del gobierno en el exilio, también actuaba en Auschwitz y sus alrededores, donde existía además una cantidad considerable de población de origen polaco.

He partido por tanto de la hipótesis de que si en la segunda mitad de 1942 -periodo durante el cual tuvo lugar la deportación de judíos de Francia y Bélgica-se hubiese producido una masiva matanza de judíos en Auschwitz, la resistencia y el GPE habrían, muy probablemente, sabido de ella y habrían reaccionado de algún modo.

Veamos en primer lugar qué posibilidades tenía la resistencia polaca de obtener información de lo que ocurría en el campo.

Ya desde octubre de 1940 existía una organización de resistencia en el interior del campo de concentración. Había sido fundada por un oficial polaco, Witold Pilecki, que fue detenido y enviado a Auschwitz en septiembre de 1940. Por las mismas fechas se había constituido también un grupo de resistencia del partido socialista polaco. Más tarde, en 1941, se formó además una organización derechista.[33]

Las distintas organizaciones establecían contacto entre sí más o menos frecuentemente en función de sus afinidades nacionales o ideológicas.

Entre los objetivos de la resistencia estaba la "reunión de pruebas relativas a los crímenes cometidos por los SS y su transmisión al exterior".[34]

Las organizaciones clandestinas crecían conforme se iban extendiendo las instalaciones del campo de concentración. En Birkenau, filial de Auschwitz, existía ya una organización secreta desde finales de abril de 1942. El contacto entre la organización de Birkenau y la del campo central en Auschwitz se realizaba casi diariamente por medio de un enlace. Una de las tareas principales del grupo de Birkenau era la de obtener información.[35]

Los efectivos de la resistencia crecían espectacularmente. Únicamente la organización de W. Pilecki disponía ya en 1942 de alrededor de 1.000 miembros entre Auschwitz y Birkenau. W. Pilecki afirma que solo en el mes de marzo de 1942 reclutó personalmente a más de 100 personas. Aparte estaban las fuerzas clandestinas de nacionalistas y socialistas.[36] Los grupos de resistencia eran ya tan fuertes en el año 1942 que habían conseguido introducir sus tentáculos en los centros neurálgicos de la vida del campo. Sus miembros controlaban el hospital, la oficina de asignación de trabajo, la oficina central, la cocina, la oficina de construcciones, los almacenes de alimentos y de ropa, muchos destacamentos de detenidos (Kommandos) e incluso el departamento político.[37]

Por otro lado, los contactos entre el interior del campo y el exterior se veían facilitados por la propia situación de Auschwitz. Como ha reconocido el autor Walter Laqueur, Auschwitz no estaba en el desierto, sino en una zona densamente industrializada y muy poblada, cerca de ciudades importantes como Beuthen, Gleiwitz, Hindenburg (Zabrze) y Katowice. Auschwitz, además, era un verdadero "archipiélago", con cerca de 40 subcampos que dependían administrativamente de él.[38]

Además de la peculiar situación de Auschwitz, los contactos se veían facilitados por el hecho de que muchos de los detenidos realizaban trabajos fuera del campo, junto a la población civil, y porque numerosos trabajadores civiles trabajaban dentro del campo.

En concreto, por lo que respecta a los trabajadores civiles, baste decir que eran centenares y que había tanto alemanes como polacos. Estos trabajadores llegaban al campo por la mañana y se marchaban por la tarde al acabar su jornada laboral.[39] Su utilización se debía a la gran cantidad de trabajo que precisaba hacerse en el campo y al hecho de que entre los detenidos no había apenas trabajadores especialistas. Tanto civiles como detenidos trabajaban juntos.[40]

A pesar de las medidas de vigilancia y control adoptadas (alambradas, torres de vigilancia, perros policía, patrullas, etc.) y a causa del creciente número de presos y al trabajo que se hacía fuera del campo, les era imposible a los alemanes prevenir el contacto de los detenidos con la población local, que era casi exclusivamente polaca.[41]

Los contactos clandestinos entre el campo y el exterior adquirieron pronto carácter regular, sobre todo en lo relativo al intercambio de cartas y paquetes. Una de las organizaciones clandestinas del campo estableció pronto un enlace permanente que le permitía informar regularmente mediante cartas a un grupo de resistencia en Cracovia. En esta ciudad se han conservado 350 de estas cartas, "fracción de un total mucho más importante".[42]

Además, se ha constatado la existencia en Auschwitz de una emisora de radio clandestina. Había sido instalada secretamente en el sótano del block 20 en la primavera de 1942. Por medio de contactos y correos la dirección del distrito de Silesia de la resistencia logró saber la longitud de onda en que emitía. La emisora estuvo funcionando durante siete meses, transmitiendo información sobre las condiciones de vida del campo, a pesar de lo cual los alemanes nunca lograron descubrirla. En el otoño de 1942 dejó de emitir.[43]

A consecuencia de todo ello, ya en el primer año de vida del campo existía un permanente, aunque frágil, enlace entre éste y la sección de información del distrito de Cracovia de la resistencia polaca. Tan es así que a finales de 1941 fue creada en el cuartel general de la resistencia en Cracovia una célula especial para enlazar con el campo de Auschwitz.[44]

Los contactos secretos Auschwitz-exterior eran frecuentes y estaban bien organizados desde 1942, de manera que W. Pilecki estaba en "constante relación" tanto con el cuartel general clandestino en Varsovia como con los comandantes de distrito de Cracovia y Silesia.[45]

Las vías por las que se pasaba la información no eran siempre rigurosamente encubiertas. En numerosas ocasiones los mensajes salían de Auschwitz por un medio mucho más sencillo: llevados por los detenidos liberados por los alemanes. Las liberaciones de detenidos fueron particularmente numerosas durante 1942: hubo 952 liberaciones durante la primera mitad de ese año y 36 los seis meses siguientes.[46]

De lo expuesto cabe extraer la conclusión de que a causa de su situación geográfica y de sus propias características como campo de trabajo abierto a los trabajadores civiles, Auschwitz no era de por sí el lugar más adecuado para guardar un secreto. Si a ello se añade la eficacia con la que trabajaban los grupos de resistencia, que incluso manejaban emisoras de radio, habría que concluir que para la resistencia polaca el campo de Auschwitz era prácticamente transparente. En consecuencia, si en Auschwitz se hubiese producido un exterminio masivo de judíos, sin duda se habría conocido con detalle y en breve plazo en el cuartel general de la resistencia en Varsovia.

3.1 LOS INFORMES DE LA RESISTENCIA POLACA

La principal colección de documentos de la representación del GPE en el interior de Polonia – la Delegatura – sobre el campo de Auschwitz ha sido publicada por el PMO con el título Obóz koncentracyjny Oświęcim. W świetle akt delegatury rządu RP na kraj (El campo de concentración de Oswiecim a la luz de los documentos de la Delegatura del gobierno de la República Polaca en el país). Esta recopilación se ha realizado en base a los documentos originales contenidos en los archivos del Instituto de Historia del Partido del Comité Central del Partido Obrero Polaco Unificado (comunista).[47] Esta obra es una recopilación, al parecer exhaustiva, de todos los documentos de la resistencia polaca relacionados con Auschwitz.

A continuación se relacionan y comentan brevemente todos los documentos publicados en esta obra correspondientes al periodo agosto-diciembre de 1942, durante el que supuestamente se produjo la matanza de decenas de miles de judíos, entre ellos varios miles procedentes de Francia y Bélgica. Cada texto va encabezado por el título, nombre de la publicación o del documento y fecha.

  1. "Memoria de la situación en el país en el periodo compre~~ido entre el 16 de julio y el 25 de agosto de 1942".[48]
    Se refiere que de vez en cuando se efectuaban revisiones a los enfermos. Parte de ellos iba a parar a. las cámaras de gas.
    Los judíos no son mencionados.
  2. "Información periódica" nr. 31 (56). Suplemento. 26 agosto 1942.[49] Contiene en su mayor parte informaciones facilitadas en la "Memoria" anterior. Los judíos no son mencionados.
  3. "Carta escrita en el campo de Oswiecim". 29 agosto 1942.[50]
    Trata de los métodos para matar prisioneros. Se señala la existencia de cámaras de gas: "Lo más terrible son las ejecuciones masivas por medio de gas en cámaras especiales (w komorach specjalne)", donde caben 1.200 personas. "Están acondicionadas como baños con duchas, de las que desgraciadamente en lugar de agua sale gas (zamiast wody wydobywa się gaz)". Han muerto así 300.000 personas. También son ejecutados de este modo los enfermos de tifus.
    El texto tiene 68 líneas, de las que apenas 8 aluden a las cámaras de gas. Los judíos no son mencionados.
  4. "Información periódica" nr. 33 (58). 8 septiembre 1942.[51]
    "Oswiecim. El campo cuenta actualmente con alrededor de 100.000 prisioneros, de ellos alrededor de 70.000 judíos de toda Europa. En el campo se cuentan tantos casos de tifus que incluso la guardia SS no abandona el campo. Los prisioneros tampoco salen al exterior a trabajar. Se aíslan bloques enteros. En el último mes se organizaron en el territorio del campo: 1) instalaciones de cámaras de gas (zainstalowano komory gazowe), en las que se envenena a los judíos (1.000 personas al día de media)…".
  5. "Informe sobre la situación en el país en el periodo 26 agosto a 10 de octubre de 1942". 10 octubre 1942.[52]
    Contiene noticias del interior de Auschwitz fechaCl.as a finales de agosto. En el curso de 1942 llegaron alrededor de 30.000 judíos y 150 [15.000] judías y niños judíos. "De esta cantidad han sido inscritos en las listas de prisioneros alrededor de 3.000 judíos y 7.000 judías, todos los niños han sido enviados a las cámaras de gas". En las cámaras de gas "se envenenaba principalmente a prisioneros bolcheviques y judíos. De entre los polacos, sobre todo a los enfermos incurables".
    Este informe tiene una extensión de 180 líneas aproximadamente, de ellas apenas 7 hacen referencia a los judíos y a las cámaras de gas.
  6. "Información periódica" nr. 39 (64). 23 octubre 1942.[53]
    "Hasta el 15 de agosto [de 1942] el 'libro de fallecidos (księga zmarlich)', registraba oficialmente 18.800 incinerados. Pero aparte de estos números oficiales (prisioneros de Polonia y del Reich), murieron miles de judíos de Polonia, Francia, Holanda y Alemania, además de serbios, checos, eslovacos, húngaros, incluso italianos, además seguramente de un número de polacos 'desplazados'''. El énfasis lo pone este documento en los prisioneros de guerra rusos: "llegaron a lo largo de 1941 alrededor de 60.000 y ninguno se salvó: sufrieron la acción de los gases de guerra (próbowano na nich dzíał anía gazow bojowych)". Los bienes, oro y joyas confiscados a los judíos de Francia y Holanda sobrepasaron los 60 millones de marcos de antes de la guerra. "Según el informe de un SS, se hacía trabajar a las cámaras eléctricas (komorach elektr.), donde se llevaba cada noche a 2.500 [víctimas]. Las ejecuciones tienen lugar en baños eléctricos y en cámaras de gas (łaźni elektrycznej i w komorach gazowych)". Los perros del campo exterminaban también a gran número de víctimas.
  7. 1 noviembre 1942 (documento sin encabezamiento).[54]
    Se ejecutaba a los prisioneros por medio de un "martillo neumático (Lufthammer)". Se evadieron 70 prisioneros de guerra soviéticos.
    Los judíos no son mencionados.
  8. "Departamento de Información. Sección occidental". 12 noviembre 1942.[55]
    Contiene información recientísima del interior de Auschwitz: de los días 26 de octubre y 2, 3 Y 4 de noviembre. Se informa sobre la ejecución de polacos y el aniquilamiento en cámaras de gas de prisioneros soviéticos. La única referencia a los judíos es la siguiente: "Los efectivos numéricos en el campo de concentración de Oswiecim se elevaban al 31 de octubre del año en curso a alrededor de 75.000 personas, tomando en consideración a los judíos estacionados en el campo".
  9. "Memoria de la situación en el país en el periodo comprendido entre el 11 de octubre y el 15 de noviembre de 1942". 15 noviembre 1942.[56]
    Lo más significativo de este documento es lo siguiente: "El libro oficial de prisioneros incinerados en los crematorios de Oswiecim muestra hasta el día 15 de agosto de este año 18.000 nombres de mártires. En este libro no figuran decenas de miles de personas que fueron llevadas a Oswiecim únicamente para ser exterminadas de inmediato en cámaras de gas. Afecta esto ante todo a prisioneros soviéticos y a judíos, pero también sin duda a cantidad de polacos".
  10. "A la central (Do central)". Noviembre 1942.[57]
    El título indica que el documento estaba destinado al GPE. En un anexo figuran varios textos bajo el epígrafe general de "Copias de memorias e informes del campo penal (obozu carnego) de Oswiecim".
    El primer informe contiene datos recogidos hasta el 15 de julio de 1942, antes de que empezara a llegar el grueso de los judíos de Francia y Bélgica. Muchos transportes iban a la cámara de gas, que denomina Degasungskammer (sic), entre ellos 12.000 prisioneros bolcheviques, 8.000 polacos y 35.000 judíos.
    En el segundo informe ("Fragmentos de la descripción de uno de los prisioneros de Oswiecim") se hace una exposición general del campo. No se menciona el exterminio de judíos.
    En el tercer texto ("De la correspondencia de uno de los prisioneros de Oswiecim") se señala que cada semana llegaban normalmente "dos transportes de judíos de Eslovaquia, Francia y del Gobierno General. Los judíos del Gobierno General son envenenados en masa; es difícil determinar una cifra, pero es enorme". Y también: "Yacían unos 15.000 [judíos] en torno a las cámaras de gas, a pesar de que cada día se los llevaban en carretas". El cuarto y último testimonio ("Fragmento de la correspondencia de Oswiecim") señala que se enviaba a los enfermos a las cámaras de gas o se les inyectaba veneno, práctica esta última que se aplicaba cada vez más a menudo a los judíos.
  11. "Informe semanal del Cuerpo Estatal de Seguridad (Państwowego Korpusu Bezpieczenstwa)". 1 diciembre 1942.[58]
    Informa sobre la llegada de convoyes de la prisión de Pawiak (Varsovia) y sobre la situación general en el campo.
    Los judíos no son mencionados.
  12. "Informe semanal del Cuerpo Estatal de Seguridad". 10 diciembre 1942.[59]
    Se cita la evasión de prisioneros de Oswiecim. Los judíos no son mencionados.
  13. "El Gobierno General bajo el talón del terrible terror del ocupante". 20 diciembre 1942.[60]
    Se limita a mencionar la llegada de convoyes de polacos a Oswiecim.
    Los judíos no son mencionados.
  14. "Anexo nr. 44 del periodo 16-31 diciembre 1942". 31 diciembre 1942.[61]
    Se señala que entre los detenidos de Oswiecim hay 8.588 judíos, entre ellos 2.621 franceses. En el campo de mujeres hay judías de Francia. Por último, el documento menciona que se mata por medio de inyecciones de fenol en el corazón a judíos "con un claro estado patológico".

En resumidas cuentas: de los 14 documentos citados solo en 5 se hace referencia al exterminio de judíos (documentos d, e, f, i Y j) Y en alguno de ellos de manera muy vaga. Además, las menciones del aniquilamiento ocupan comparativamente poco espacio: por ejemplo, solo 8 líneas de un total de 68 en el documento c y solo 7 líneas de un total de 180 en el documento e. En 33 páginas de apretado texto hay apenas unas pocas y, en general, vagas líneas relativas al aniquilamiento sistemático de judíos. Sin embargo, solo en el mes de agosto de 1942 llegaron una treintena de convoyes de judíos, principalmente de Francia, Bélgica y Holanda, pero también de Eslovaquia, Yugoslavia y Polonia. Es decir, prácticamente un convoy cada día. Sus integrantes, según se admite generalmente iban a parar en su mayor parte a las cámaras de gas.[62] Se trataba, por tanto, de una gran matanza que habría merecido en los documentos de la resistencia una mención más digna de notar que el silencio completo o meras referencias de pasada.

Por otro lado, las referencias a matanzas sistemáticas no son exclusivas de los judíos. Según estos documentos, se exterminaba también a prisioneros de guerra rusos, a polacos y a enfermos. Los judíos son en estos textos solo un grupo más al que los alemanes aniquilaban. Incluso en ocasiones se pone más énfasis en el exterminio de prisioneros soviéticos (documentos e, f y h), mientras que, de acuerdo con la tesis generalmente admitida, el aniquilamiento de soviéticos y de otros grupos habría sido insignificante frente a la masiva matanza de judíos.

No obstante, en un documento interno de la resistencia de enero de 1943 se hace mención de forma expresa a una gigantesca matanza de judíos. Este documento anuncia que desde la apertura del campo hasta el 15 de diciembre de 1942 502.000 judíos de Francia, Bélgica y Holanda fueron" intoxicados con gas (zagazowanych).[63] Sin embargo, esta cifra es exageradísima. Supone más del doble del número total de deportados de estos tres países a lo largo de toda la guerra. Pero lo más importante a destacar es que la resistencia polaca no podía haberse enterado de este suceso de repente. Si una cantidad significativa de judíos hubiese sido exterminada, la resistencia sin duda lo habría sabido antes y lo habría mencionado de modo inequívoco y rotundo en alguno de sus documentos. En efecto, una matanza de esas proporciones no se podía haber ejecutado al instante, sino que tenía que haberse producido a lo largo de varios meses. Es por ello por lo que los 14 documentos de la resistencia antes expuestos constituyen, a mi juicio, un desmentido a esta nueva información.

3.2 LOS DOCUMENTOS DEL GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO

Tras la invasión de Polonia por Alemania y la Unión Soviética en septiembre de 1939 se formó un gobierno polaco en el exilio. Este gobierno se fijó como misión combatir al lado de los Aliados para obtener de nuevo la independencia de Polonia. Tuvo como sedes sucesivamente París, Angers y, desde junio de 1940, Londres. Fue reconocido por todas las naciones aliadas.

El GPE de Londres mantenía estrecho contacto con su representación en el territorio ocupado, la Delegatura, y a través de ésta con todas las ramificaciones de la resistencia. Los mensajes e informes eran enviados clandestinamente desde el interior de Polonia a Londres bien por radio (unos 300 al mes), bien a través de mensajeros (una vez al mes).[64] El GPE, por tanto, estaba al corriente de lo que sucedía en Polonia. Y si se hubiese producido una gran matanza de judíos a lo largo de varios meses en Auschwitz, es lógico pensar que el GPE lo habría sabido en un plazo breve de tiempo y lo habría reflejado en alguno de sus documentos oficiales, especialmente en los que hacían referencia a los judíos en particular.

Veamos a continuación los principales documentos emitidos por el GPE en 1942 sobre lo que ocurría en el interior de Polonia.

a) "Informe sobre condiciones en Polonia (Report on Conditions in Poland) , 27 Nov 1942".[65]

En el encabezamiento se indica que el GPE había recibido el informe procedente de Varsovia el 27 de noviembre de 1942. El documento consta de 127 folios mecanografiados y está escrito en inglés. Está dividido en varios apartados y pretende dar una visión global del interior de Polonia desde la invasión alemana. Contiene información muy reciente, ya que cita acontecimientos producidos a principios de noviembre de 1942. El capitulo que aquí más nos interesa es el que hace referencia a la "persecución de los judíos" (págs. 58-59). Según el texto, los alemanes habían decidido exterminar a todos los judíos y estaban utilizando Polonia "como un lugar de descarga (as a dumping place) para judíos de toda Europa, con el expreso propósito de matarlos". Una vez en Polonia, los alemanes, "habiendo abolido los ghettos polacos, proceden a aniquilarlos por medio de armas poderosas y efectivas". Las ejecuciones se llevaban a cabo "por medio de ametralladoras, en cámaras de gas especiales, por electrocución o en

'trenes de la muerte'''. En este contexto el informe revela que "varios contingentes de judíos de Europa occidental han alcanzado ya el suelo polaco".

En uno de los apéndices del documento (VII-2) se habla de los campos de concentración donde eran internados los polacos. Entre ellos es citado el campo de Auschwitz, del que se da información precisa sobre las condiciones de habitabilidad, higiénicas y de trabajo, así como sobre el vestuario, los castigos y la mortalidad. Es evidente, por tanto, que el GPE conocía bien lo que ocurría en el interior de Auschwitz.

Finalmente, el documento se explaya en los últimos apéndices sobre el aniquilamiento de judíos en diferentes partes de Polonia: en Belzec, donde los judíos eran electrocutados (apéndice 3), en Varsovia (apéndices 4, 5 y 6) y en los campos de Treblinka y Sobibor (apéndice 7). Sin embargo, en ninguna parte a lo largo del documento se precisa que los judíos estuviesen siendo aniquilados en Auschwitz.

b) "Informe (sprawozdanie) Nr. 6/42.23 diciembre 1942".[66]

Se trata de un documento oficial mecanografiado, escrito en polaco y de una extensión de 82 páginas. Lleva un encabezamiento del ministerio del Interior, Sección Social. Va fechado en Londres el 23 de diciembre de 1942. Lleva la calificación de "secreto (tajne) y se indica que es para "uso exclusivo del servicio". Va firmado por el ministro

del Interior, St. Mikolajczyk. Recoge información general del interior de Polonia correspondiente, en su mayor parte, a la segunda mitad de 1942.

El documento está dividido en varios capítulos y contiene distintos informes, memorias, mensajes y cartas enviados del interior de Polonia. Uno de ellos es una memoria sobre la situación general entre el 16 de julio y el 25 de agosto de 1942. El campo de Auschwitz es mencionado en relación con el envío de prisioneros polacos capturados en redadas masivas. Se mencionan matanzas de judíos en varios lugares: Lublin, Rzeszow, Tarnow, Cracovia, Lwow y Varsovia. En concreto, se señala que había comenzado la liquidación del ghetto de Varsovia y que grandes cantidades de judíos eran aniquilados en los "campos de la muerte de Belzec, Sobibor y Treblinka II" (págs. 34-36).

El espacio más amplio del documento va dedicado a la "liquidación de los judíos en Polonia" (págs. 42-69), que se ocupa casi con exclusividad de la liquidación del ghetto de Varsovia.

Por último, el documento dedica dos páginas al campo de Auschwitz (págs . 70-71), aunque solo contiene información hasta el 1 de junio de 1942. Menciona como métodos de exterminio el "martillo neumático (Hammerluft)", los fusilamientos y las cámaras de gas. Este último método era utilizado para matar enfermos, personas no aptas para el trabajo, bolcheviques "y últimamente convoyes de judíos (i ostatnie transporty zydów)". Esta constituye la única alusión en todo el informe a los judíos en Auschwitz.

c) "El exterminio en masa de judíos en la Polonia ocupada por los alemanes (The Mass Extermination of Jews in German Occupied Poland)"[67] Es un documento oficial, escrito en inglés, del ministerio de Asuntos Exteriores del GPE. Fue publicado en Londres en diciembre de 1942. Contiene varios textos y declaraciones oficiales del GPE emitidos entre el 27 de noviembre y el 17 de diciembre de 1942. El documento está destinado específicamente, como señala su título, a llamar la atención del mundo sobre las matanzas de judíos que supuestamente practicaban los alemanes.

El documento dice reunir los "más recientes informes" recibidos de Polonia "durante las últimas semanas" sobre los "nuevos métodos de matanza en masa aplicados durante los últimos meses" (págs. 4-5). Se enumeran los diferentes lugares donde se llevaba a cabo el exterminio de judíos, citándose una veintena de localidades, con especial mención del ghetto de Varsovia. Lo más importante a destacar es que este documento, que declara tener una amplia y recientísima información sobre lo ocurrido a los judíos en Polonia, no menciona ni una sola vez el nombre de Auschwitz.

d) "Polish Fortnightly Review"

La "Polish Fortnightly Review" era una publicación oficial quincenal del ministerio del Interior del GPE. Constituía uno de "los principales vehículos para difundir la propaganda polaca en lengua inglesa" y el medio principal "a través del cual el gobierno facilitaba información a la prensa occidental".[68]

Desde el primer número de esta revista, en julio de 1940, hasta el 1 de mayo de 1945, no se encuentra el más mínimo vestigio de que los judíos fuesen exterminados en Auschwitz. Con la particularidad de que si bien el campo de Auschwitz es repetidamente mencionado, no hay la menor referencia a que allí se exterminase a judíos y, paralelamente, si bien el exterminio de judíos es citado con frecuencia, nunca se menciona que se produjera en Auschwitz.[69]

En definitiva, parece evidente que el exterminio de judíos constituía uno de los puntos cen­trales de la propaganda polaca a finales de 1942. Esta propaganda enumeraba con frecuencia los lugares donde supuestamente se practicaba esta matanza. Y es muy significativo que entre la cincuentena de localidades en las que, según los documentos citados, se extermi­naba a judíos, no estuviera Auschwitz. Por otro lado, estos informes indican claramente que lo que ocurría en el campo de Auschwitz era conocido por el GPE.

La conclusión que cabe extraer entonces es que si el GPE no reveló que en Auschwitz se estuviera llevando a cabo tal matanza, cuando debería de haberlo hecho porque convenía a su propaganda y porque sabía lo que pasaba en el interior del campo, se debe -con toda probabilidad-a que en Auschwitz no se produjo aniquilamiento de judíos alguno, al menos no lo bastante significativo como para ser revelado.

Por tanto, tampoco en base a los documentos de la resistencia polaca y del GPE cabe admitir que se estuviera practicando en Auschwitz en 1942 una matanza de judíos en general y de judíos de Francia y Bélgica en particular.

 

4 INDICIOS DE QUE AUSCHWITZ NO ERA LA META FINAL DE LA DEPORTACIÓN

Según la versión hoy generalmente aceptada, todos los convoyes de judíos salidos de Francia y Bélgica en 1942 finalizaron el viaje en Auschwitz. Parte de los convoyes realizaba un viaje ininterrumpido entre Francia o Bélgica y Auschwitz. Otra parte, como ya se ha indicado, efectuaba una parada previa en Cosel, a unos 100 kilómetros al oeste de Auschwitz, donde descendían todos o parte de los hombres aptos para el trabajo. Acto seguido el convoy seguía el trayecto hasta Auschwitz. Una vez en el campo, unos cuantos hombres y mujeres eran matriculados como detenidos y el resto era aniquilado sistemáticamente y de inmediato en cámaras de gas. En ninguno de los casos, según esta versión, ningún deportado conseguía pasar más allá de Auschwitz.[70]

Sin embargo, algunas fuentes desvelan que gran parte de los judíos desplazados de países occidentales eran enviados a territorios situados mucho más al este. Según estas fuentes, por tanto, el viaje no acababa trágicamente en Auschwitz, al menos para muchos de los deportados.

La deportación de judíos en general y de judíos occidentales (de Francia, Bélgica y Holanda) en particular era un fenómeno que no pasaba desapercibido a los Aliados. Los gigantescos movimientos de masas que estaban teniendo lugar en Europa, y entre ellos el desplazamiento de la población judía, no podían dejar indiferentes a los observadores más perspicaces. En 1943, un demógrafo americano, el profesor Eugene M. Kulischer, publicó una obra donde analizaba los movimientos de población habidos en Europa desde el inicio de la guerra.[71] Kulischer tuvo acceso a numerosas fuentes de información de los países y grupos étnicos o nacionales afectados por el problema. En concreto, Kulischer recibió datos de una treintena de organismos, entre los que se encontraban el American Joint Distribution Committee, el Belgium Information Centre, el Central and Eastern European Planning Board, el French Information Centre, la Cruz Roja Internacional, el Institute of Jewish Affairs, la Legación letona en Washington, el consulado general lituano en Nueva York, la Office of Population Research y el Polish Information Centre.[72]

Para Kulischer la deportación de los judíos se encuadra en el contexto general de los masivos movimientos de población, voluntarios o forzosos, que se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial. Los judíos eran enviados al este de Europa principalmente para trabajar. En palabras del autor, la deportación de judíos al este es "el equivalente del reclutamiento para el trabajo en el Reich, al cual está sujeto el resto de la población de la Europa controlada por los alemanes, y su traslado (removal) cada vez más lejos al este está sin duda relacionado con la necesidad de satisfacer las necesidades del ejército cerca del frente".[73] En esta corriente general hacia el este participaban también los judíos de Francia, Bélgica y Holanda: "Se ha informado que muchos judíos europeos occidentales han sido enviados a las minas de Silesia. La gran mayoría fue enviada al Gobierno General y, en número siempre creciente, al área del este, es decir, a los territorios que estuvieron bajo dominio soviético desde septiembre de 1939 y a otras áreas ocupadas de la Unión Soviética".[74] Una vez en estas áreas, los judíos eran internados en campos de trabajo o en ghettos de acuerdo con su aptitud para el trabajo. Kulischer recalca que los ghettos y campos de trabajo "en los territorios del este ocupados por Alemania se han convertido en el destino de los deportados tanto de Polonia como de Europa occidental y central".[75] En concreto, los ghettos del Gobierno General y de los territorios del este eran "el destino usual (the usual destination) de los judíos deportados de Europa occidental.[76] Kulischer indica también que muchos de los judíos deportados del ghetto de Varsovia en el verano de 1942 habían sido enviados "a los campos de trabajo del frente ruso; otros a trabajar a los pantanos de Pinsk, o a los ghettos de los países bálticos, Bielorrusia y Ucrania".[77] Aunque no lo indica expresamente, éstos deberían ser probablemente los lugares evocados por Kulischer bajo el nombre genérico de "territorios del este", hacia los que se tendía a desplazar a todos los judíos en general.

Existen también fuentes en el interior de Polonia que confirman que los judíos occidentales iban a parar a ghettos, si bien como fase previa al exterminio: "Después de que los alemanes concluyeran sus preparativos -confinando a los judíos polacos en ghettos e introduciendo numerosos transportes de judíos de Europa occidental- comenzó el primer acto de la tragedia".[78]

En el mismo sentido se pronuncian documentos oficiales del GPE, igualmente en el marco de una supuesta política alemana de aniquilación física de los judíos, de acuerdo con la propaganda de esa época: "Más particularmente, el gobierno polaco comunicó a los gobiernos de las Naciones Unidas información auténtica sobre la matanza en masa no solo de aquellos judíos a quienes los alemanes aplastaron en Polonia, sino también de los cientos de miles de aquellos a quienes han trasplantado de otros países y aprisionado en los ghettos que han establecido en nuestro país".[79]

Hay indicios más concretos que revelan que al menos parte de los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 iban a lugares situados muy al este de Auschwitz, donde según la creencia hoy generalmente admitida no deberían estar.

En una carta de Gisi Fleischmann -activis­ta sionista de Eslovaquia-de 24 de marzo de 1943 se reconoce la presencia de judíos belgas en la región de Lublin, en el este de Polonia. G. Fleischmann dice: "Recibimos alrededor de 200 cartas de Deblin-lrena y Konskawola, distrito de Lublin, donde además de nuestros judíos también se encuentran [judíos] belgas (wo ausser unseren Juden sich auch belgische befinden), que llegaron en las últimas semanas".[80]

Un testigo ocular, I. Hertz, señala en un testimonio presentado al Comité Judío Antifascista de la Unión Soviética la existencia de judíos franceses y belgas en Ucrania en 1942: "Transportes de judíos llegaron a la estación de ferrocarril de Lvov desde Tarnopol, Sambor y Brzeziny, y la carga humana fue llevada a Belzec. Además, a través de Lvov pasaban trenes que contenían judíos de Bruselas, Amsterdam y París (trains passed through Lvov containing Jews from Brussels, Amsterdam and Paris); fueron enviados al mismo centro de exterminio".[81]

Algunos documentos revelan también la presencia de judíos occidentales en el ghetto de Varsovia. El ya citado informe confidencial del GPE de 23 de diciembre de 1942 (vid. págs. 48-49) señala que en el ghetto de Varsovia había "un amasijo de seiscientos mil judíos locales y transportados de las provincias, incluso en parte de países occidentales ocupados por el ejército alemán (nawet cześciowo z krajów zachodnich, okupowanych przez armie niemiecka)".[82] Y, más concretamente, en un informe de la Delegatura sobre el "problema judío" que cubre el periodo comprendido entre el 15 de octubre y el 15 de noviembre de 1942, se lee: "Personas que están en estrecho contacto con el ghetto de Varsovia declaran que más transportes de judíos han estado llegando recientemente a Varsovia de Francia, Bélgica y Holanda. Estos transportes no han sido numerosos. El destino de estos judíos no se ha aclarado hasta el momento, pero no hay duda de que para muchos de ellos se trata solo de una estancia temporal, que precede su traslado al este, al exterminio".[83]

También un documento alemán desvela implícitamente que se planeaba deportar a los judíos occidentales -de Francia, Bélgica y Holanda-a territorio ruso. El documento en cuestión es un resumen de una conferencia sobre "cuestiones judías (Judenfragen)" que tuvo lugar en Berlín el 1 de septiembre de 1942 en la oficina que tenía a su cargo la deportación de los judíos. A ella asistieron los agentes policiales alemanes encargados de la deportación de los judíos en los países ocupados. Dos de los comparecientes procedían de Francia, uno de ellos el redactor del documento. La conferencia trató en especial de la evacuación de los judíos. El párrafo que aquí nos interesa dice lo siguiente:

"e) Compra de barracones (Barackenankauf) El SS Obersturmbannführer Eichmann solicitó que se procediera inmediatamente (sofort) a la compra de los barracones encargados por el jefe de la policía de seguridad de La Haya. El campo debe ser instalado en Rusia (Das Lager soll in Russland errichtet werden). El envío de los barracones puede hacerse de manera que cada tren de transporte lleve consigo 3-5 barracones".[84]

Se deduce claramente del documento que judíos de países ocupados iban a ser evacuados a un futuro campo en Rusia, cuya construcción era inminente a tenor de las instrucciones de Eichmann. Este campo estaba destinado a judíos de países occidentales, ya que los barracones se iban a comprar en Holanda y se transportarían poco a poco en los trenes de deportados. Además, el hecho de que asistieran dos representantes de la policía alemana de París y que uno de ellos recogiera en su nota de recapitulación de la conferencia -como una de las cinco cuestiones importantes tratadas-la compra de barracones, sugiere que también se preveía este campo en Rusia como lugar de destino para los judíos evacuados de Francia.

En definitiva, diversas fuentes apuntan a que los judíos deportados de Francia y Bélgica formaban parte de la corriente general de la población judía desplazada por los alemanes hacia zonas del este de Polonia y de Rusia. Los judíos, según estas mismas fuentes, estaban siendo internados en campos de trabajo y en ghettos. En todo caso, hay datos concretos que permiten afirmar, en contra de la tesis hoy generalmente aceptada, que al menos algunos grupos de judíos franceses y belgas fueron deportados más allá de Auschwitz.

 

5 LA CUESTIÓN DE LOS SUPERVIVIENTES

Veamos ahora cuál es el mecanismo sobre el que se articula la tesis según la que los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 fueron casi totalmente aniquilados en Auschwitz.

Se observó en primer lugar que solo parte de los integrantes de los convoyes eran matriculados e ingresados en el campo de Auschwitz y que del resto no quedaba traza alguna, al menos por lo que respecta a la documentación que ha sobrevivido. A continuación se comprobó que muy pocos de los deportados volvieron a Francia y Bélgica en 1945. En concreto, se habla de 805 supervivientes de Francia[85] y 380 de Bélgica.[86] Por lo que respecta a Francia, el número de supervivientes es "aquel indicado oficiosamente por el ministerio de Antiguos Combatientes" ~ al que debían presentarse los deportados retornados.[87] Al parecer, todos estos supervivientes habían estado detenidos en Auschwitz. De todo ello se extrajo la conclusión de que los judíos no retornados a Francia y Bélgica en 1945 habían muerto a causa de la deportación, la mayoría en las cámaras de gas de Auschwitz.

Sin embargo, esta tesis es difícil de sostener, ya que sus dos premisas están viciadas de origen. Que no haya quedado rastro en los archivos de Auschwitz de los integrantes de un convoy no matriculados en el campo no significa necesariamente que éstos fuesen exterminados en cámaras de gas. Del mismo modo, no todos los deportados que no volvieron a Francia o Bélgica en 1945 tenían que estar forzosamente muertos.

Además, corno se va a ver a continuación, los hechos también desmienten esta tesis.

En primer lugar, no todos los judíos no matriculados en Auschwitz fueron exterminados. Más de 30 años después de la guerra se logró saber que varios miles bajaron de los trenes en la localidad de Cosel, 100 kilómetros al oeste de Auschwitz. Estos hombres, por tanto, no llegaron a Auschwitz. A pesar de ello, se les consideraba exterminados hasta 1978, fecha en que se rectificó el error (vid. pág. 13). Por otro lado, los indicios de la existencia de judíos franceses y belgas en el distrito de Lublin, en Lvov y en Varsovia (vid. pág. 58 ) indican que ni fueron matriculados en Auschwitz ni tampoco fueron aniquilados.

En segundo lugar, no todos los supervivientes tenían que volver necesariamente a Francia o Bélgica. Para empezar, gran parte de los judíos deportados de Francia en 1942 eran apátridas o extranjeros. Si se examina la obra de S. Klarsfeld,[88] se podrá comprobar que solo un 15% aproximadamente de los judíos deportados de Francia en 1942 eran de nacionalidad francesa, y de ellos una buena parte eran niños nacidos en Francia de padres extranjeros. En consecuencia, la mayoría de los supervivientes no tendría una razón especial para volver a Francia en 1945, sobre todo teniendo en cuenta que en muchos casos había sido el mismo gobierno francés el que los había entregado a los alemanes.

Un ejemplo de que muchos judíos supervivientes no querían volver a sus países de origen o de los que fueron deportados lo encontramos en el campo de Bergen-Belsen, en Alemania. Este antiguo campo de concentración fue convertido después de la guerra en un centro de acogida para personas desplazadas, que aguardaban allí hasta que pudieran emigrar a otros países. En Belsen, "los detenidos judíos, que eran con diferencia el mayor grupo específico del campo (the largest single group in the camp), no deseaban regresar a sus países europeos de preguerra, en su lugar querían instalarse en Palestina".[89] Posiblemente el mismo deseo existiría entre los judíos de los restantes campos de personas desplazadas. Es también posible que los judíos que no deseaban emigrar a Palestina lo hicieran a ultramar. Parece lógico que si se les ofrecía la oportunidad de viajar, por ejemplo, a América o a algún dominio del Imperio Británico lo hicieran antes que volver a sus países de origen, en su mayoría en ruinas a causa de la guerra y donde lo habían perdido todo.

Además, existen pruebas concretas de que judíos deportados de Francia no volvieron a este país después de la guerra. S. Klarsfeld comprobó que según el ministerio de Antiguos Combatientes solo se habían presentado en 1945 11 supervivientes del convoy número 24. No obstante, averiguó también que 12 integrantes de este convoy habían vuelto a Bélgica y no comunicaron su retorno al ministerio francés.[90] Gracias a esta simple indagación S. Klarsfeld ha logrado incrementar el número de supervivientes de este convoy en más de un 100%.

Otro caso: S. Klarsfeld señala respecto al convoy número 8 de Francia que "según nuestras noticias existían en 1945 14 supervivientes, todos hombres".[91] Sin embargo, he podido averiguar que una mujer deportada en este convoy, Jenny Spritzer, sobrevivió a la guerra y emigró a Suiza, donde escribió sus memorias.[92] Este caso es un buen ejemplo.

J. Spritzer, judía de nacionalidad alemana, se refugió en Holanda antes de la guerra. Tras la invasión alemana de Holanda huyó a Bélgica y de allí a Francia, donde fue capturada cuando se dirigía a España. De Francia fue deportada a Auschwitz. Si l a estancia de esta mujer en Francia había sido solo circunstancial y nada le ligaba a este país, ¿qué necesidad tenía de volver a él en 1945? El caso de J. Spritzer es paradigmático: gran parte de los judíos deportados en 1942 también eran extranjeros y se hallaban en Francia solo de paso, huyendo ante el avance alemán. En principio, y al igual que esta mujer, a estos supervivientes tampoco les movería un interés especial por volver a Francia en 1945.

S. Klarsfeld ha reconocido la existencia de esta situación: "A los 2.200 supervivientes (en 1945) que hemos podido descubrir en total, deben sin duda añadirse otros supervivientes que no pasaron a la vuelta ni por Francia ni por Bélgica. Toda clase de razonamientos nos incitan a estimar que el número total ~e supervivientes (en 1945) no debía exceder de 2.500".[93] Hasta el momento me ha sido imposible saber en qué clase de razonamientos se ha basado S. Klarsfeld para llegar a esta conclusión.

Otra posibilidad es la de que los supervivientes volviesen a Francia con posterioridad a 1945. Este es el caso, por ejemplo, de Stanislas Jankowski, que fue deportado de Francia en 1942 y no volvió hasta mucho después de la guerra.[94] El caso de S. Jankowski llegó a conocimiento de S. Klarsfeld y fue publicado en su obra, pero es posible que otros volvieran sin que éste se enterara.

Por todo ello, cabe concluir que la tesis generalmente aceptada no se sostiene, ya que, como hemos visto, sus premisas son falsas: ni todos los judíos no matriculados en Auschwitz fueron exterminados, ni fueron los únicos supervivientes los que retornaron a Francia en 1945 y se presentaron al ministerio de Antiguos Combatientes.

 

6 CONCLUSION: LO QUE PROBABLEMENTE OCURRIO

Para saber lo que realmente ocurrió a los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 debernos atenernos a los hechos. Y, recapitulando, los hechos son:

  • Las listas de los números de matrícula asignados a los integrantes de los convoyes llegados a Auschwitz son la única fuente existente sobre la suerte corrida por los deportados al llegar al campo. La información contenida en esas listas es muy escueta y solo interpretándola abusivamente se puede concluir que cierto número de miembros de cada convoy fueron aniquilados en cámaras de gas. El Kalendarium es un ejemplo de interpretación abusiva de esta fuente.
  • En los documentos de la policía alemana de París tampoco hay el menor indicio de que se pensara exterminar a los judíos deportados. Por contra, estos documentos revelan que el principal objetivo de la deportación era aportar mano de obra al campo de Auschwitz. Hay, además, indicios de que niños y personas no aptas para el trabajo en general serían deportados al Gobierno General tras pasar por Auschwitz.
  • Los documentos de la resistencia polaca no recogen del modo que cabría esperar la matanza de judíos que supuestamente se estaba practicando en Auschwitz durante el segundo semestre de 1942. La información es escasa, vaga e inverosímil. Por su parte, el gobierno polaco en el exilio -perfec­tamente al tanto de lo que ocurría en el interior de Polonia-no alertó nunca al mundo sobre esta supuesta matanza. Sus documentos oficiales, que ponen un
  • Las fuentes contemporáneas revelan que los judíos en general estaban siendo desplazados por los alemanes hacia el este de Europa, especialmente hacia determinadas zonas de Polonia y Rusia. Los judíos deportados de Francia y Bélgica formaban parte de esa corriente general. Hay además indicios de la existencia de judíos franceses y belgas en lugares situados al este de Auschwitz.

En definitiva, de los hechos reseñados no cabe extraer la conclusión de que los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 hubieran sido aniquilados casi en su totalidad en cámaras de gas nada más llegar a Auschwitz. Por contra, dicha matanza masiva aparece a la luz de los datos aportados corno extremadamente improbable. En consecuencia, si estos judíos no fueron aniquilados en Auschwitz, ¿qué fue lo que ocurrió?

Los trenes de deportados de Francia y Bélgica Cruzaban Alemania. Muchos de estos trenes se detenían en la estación de Cosel, donde descendía un cierto número de hombres en edad de trabajar para ser internados en los numerosos campos de trabajo de la zona. El número total de hombres apeados en Cosel es difícil de calcular. S. Klarsfeld ha estimado una cifra comprendida entre 3.000 y 4.000 por lo que respecta a los convoyes de Francia,[95] cifra que parece verosímil. A continuación los trenes seguían en dirección a Auschwitz con el resto de los componentes del convoy. Que por lo menos los trenes de Francia llegaban a Auschwitz no ofrece dudas. Se conservan los textos de los teletipos enviados por la policía alemana de París a la oficina de A. Eichmann, al inspector de los campos de concentración y al comandante de Auschwitz tras la salida de cada convoy. Los teletipos comunican la partida de cada tren hacia Auschwitz.[96]

A la llegada a Auschwitz se procedía a la selección: a los hombres y mujeres aptos para el trabajo se les asignaba un número de identificación y se les internaba en el campo. Se desconoce qué ocurría con los viejos, con las mujeres no aptas para el trabajo y con los niños. Hasta donde yo sé, en la documentación del campo que ha sobrevivido no hay referencias sobre el destino que corrieron los no matriculados. Por tanto, a partir de aquí solo puedo formular hipótesis.

Es posible que el mismo Auschwitz o su filial Birkenau sirvieran' corno campo de tránsito para los deportados no aptos para el trabajo. Aquí pasarían un tiempo antes de ser enviados de nuevo hacia el este. Esta hipótesis se fundamenta en el proceso seguido en la deportación de otros judíos.

Es ilustrativo, en este sentido, el caso de la evacuación de los judíos alemanes y austriacos en la segunda mitad de 1942. Un documento de los ferrocarriles alemanes (Deutsche Reichsbahn) de 8 de agosto de 1942 recoge un "plan de circulación (Umlaufplan)" para "trenes especiales (Sonderzüge) de personas desplazadas, trabajadores de la cosecha y judíos en el periodo comprendido entre el 8 de agosto y el 30 de octubre de 1942".[97] En él puede verse que cierto número de trenes con judíos alemanes y austriacos eran dirigidos directamente a determinados lugares del este de Europa: Riga (Letonia), Wolkowysk (Bielorrusia), Parczew (Polonia, distrito de Lublin) y Raasiku (¿Lituania?). Sin embargo, la mayoría de los convoyes – 26 – fueron dirigidos desde Viena y distintas ciudades alemanas al ghetto de Theresienstadt (Checoslovaquia). A su vez, el ghetto de Theresienstadt servía como punto de partida de numerosos convoyes -14-hacia el este: a Riga, Wolkowysk, Raasiku e Izbica (Polonia, distrito de Lublin).

A continuación se reproduce una página del citado "plan de circulación". La columna 1 indica las fechas, la 2 el número de tren (el indicativo "Da" identifica a los trenes especiales para judíos), la 3 el lugar de partida y la 5 el destino. En esta página constan todas las posibilidades señaladas:

  • -Trenes dirigidos directamente a las zonas de asentamiento en el este:
    31.8 Viena (Wien) a Wolkowysk
    31.8 Berlín a Riga
  • Trenes dirigidos a Theresienstadt:
    24.8 Colonia (KöIn) a Theresienstadt
    25.8 Tilsit a Theresienstadt
  • Trenes partidos de Theresienstadt con destino a zonas de asentamiento en el este:
    24.8 Theresienstadt a Wolkowysk
    1.9 Theresienstadt a Raasiku.

[Documento véase la versión PDF]

Este documento da a entender que Theresienstadt era para muchos judíos alemanes y austriacos una escala en el camino de deportación hacia el este. Theresienstadt debía de hacer el papel de ghetto de tránsito en el que los deportados pasaban un periodo más o menos largo antes de ser reexpedidos hacia las zonas de asentamiento en el este.

Algo parecido había ocurrido unos meses antes, en el otoño de 1941. Entonces, cerca de 20.000 judíos alemanes, austriacos, checos y luxemburgueses fueron deportados al este. En una primera fase fueron internados en el ghetto de Lódz (Polonia), donde estuvieron cerca de seis meses antes de ser desplazados de nuevo.[98]

También es interesante observar lo que sucedió a los judíos eslovacos deportados en la primavera de 1942. Del 27 de marzo al 14 de junio de 1942 fueron desplazados alrededor de 38.000 personas en 38 trenes. De estos trenes, 4 fueron al campo de concentración de Majdanek (Lublin, Polonia); los otros 34 transportaron a sus integrantes a distintas localidades de la región de Lublin (Lubartów, Opole, Luków, Che1m, Pulawy, Sobibor…). La mayoría de estos convoyes estaba integrada por familias. Varios de los trenes fueron sometidos a un proceso de "selección" al pasar por Lublin. Los considerados aptos para el trabajo fueron internados en Majdanek. El resto siguió el viaje. Una proporción considerable de los desplazados fue a parar a "ghettos de tránsito (Durchgangsghettos)". Tras una estancia en estos ghettos de un periodo de tiempo que podía oscilar entre días o semanas y muchos meses, los judíos fueron deportados de nuevo. Esta segunda deportación se hacía supuestamente hacia los "campos de la muerte".[99]

Por analogía cabe pensar que los trenes de judíos procedentes de Francia y Bélgica seguían un proceso similar, teniendo en cuenta además que el viaje era más largo. Existe también otra razón. Corno se ha señalado, los alemanes habían planeado deportar a miles de trabajadores judíos a Auschwitz para emplearlos en la industria (vid. págs. 27-28). Es entonces lógico que si tenían que evacuar también a niños y, en general, a personas no aptas para el trabajo, lo hicieran en los mismos transportes de los trabajadores. De esta manera todos viajarían juntos a Auschwitz. Los ancianos, mujeres y niños esperarían en Auschwitz hasta que se organizaran nuevos convoyes o se hubiesen hecho los preparativos para acogerlos en las zonas de asentamiento en el este.

Esta hipótesis es, además, coherente con la información de que se disponía en 1943 en los países aliados. El ya citado profesor E. Kulischer ha señalado en su obra que muchos judíos europeos occidentales habían sido enviados a las minas de Silesia, pero la gran mayoría de estos judíos fue deportada al Gobierno General y a territorios ocupados de la Unión Soviética (vid.pág. 56). En efecto, Cosel y Auschwitz están en la Alta Silesia, una región famosa por sus minas de carbón. En concreto, un subcampo de Auschwitz, Jawischowitz, estaba destinado a internar a los detenidos que tenían que trabajar en las minas.[100]

Por otro lado, un documento alemán fechado el 2 de octubre de 1942 refuerza la hipótesis de que Auschwitz servía corno campo de tránsito a los judíos deportados camino del este. Se trata de un mensaje radiado desde Berlín por el que se concede autorización de viaje de ida y vuelta para que un camión de cinco toneladas con remolque vaya de Auschwitz a Dessau "con objeto de recoger materiales para el traslado de la población judía (zwecks Abholung von Materialien tür die Judenumsiedlung)".[101] Puede verse una reproducción de este texto en el Documento III. Probablemente los "materiales" citados fuesen desinsectantes para eliminar a parásitos portadores de enfermedades – en especial el piojo común, portador del tifus – de las ropas, enseres y cuerpos de las personas desplazadas. Una vez desinsectados y habiendo pasado un plazo de cuarentena, podrían seguir el camino al este. Hipótesis aparte, el hecho es que el documento anterior liga de manera inequívoca el campo de Auschwitz con una deportación de judíos en curso.

Es posible que muchos judíos, tras pasar por Auschwitz, fuesen evacuados a ghettos y ciudades exclusivas para judíos del Gobierno General de Polonia. Según un decreto alemán de 28 de octubre de 1942, se establecía que todos los judíos residentes en el ámbito de los distritos de Varsovia y de Lublin serían reunidos "en 14 lugares destinados a ser circunscripciones residenciales para judíos (in 14 jüdischen Wohnbezirken bestimmten Orten)" antes del 1 de diciembre del mismo año. Desde el 1 de diciembre ningún judío podía permanecer fuera de estas circunscripciones residenciales o abandonarlas sin permiso policial. La sanción por infringir esta norma era la pena de muerte. Los no judíos que viviesen en dichas zonas y no las abandonasen antes de la fecha señalada, serían castigados con multa de hasta 1.000 slotys o con prisión de hasta tres meses. Las "circunscripciones residenciales judías" estaban sujetas a administración especial y dirigidas por los "consejos judíos (Judenräten)". De esta manera los judíos vivirían en estos 14 lugares "completamente autónomos (sie ganz unter sich leben)".[102]

Un decreto análogo de 10 de noviembre de 1942 fijaba la misma regulación para los judíos residentes en los restantes distritos del Gobierno General: Cracovia y Galitzia. Este decreto distinguía dos tipos de "circunscripciones residenciales judías (Judenwohnbezirke)": "ciudades exclusivas para judíos (reine Judenstädte)", de las que se había desalojado a toda la población no judía, y ghettos situados en el interior de grandes ciudades. El decreto establecía 55 "circunscripciones residenciales judías" para todo el territorio del Gobierno General. 42 eran "ciudades exclusivas para judíos" y 13 ghettos. Con mucho, la mayoría de estos lugares exclusivos para judíos estaba en el distrito de Galitzia, en el extremo suroriental de la antigua Polonia y actualmente en Ucrania, con 21 "ciudades exclusivas" y 11 ghettos. A partir del 1 de diciembre de 1942, el resto del territorio del Gobierno General estaría, con la excepción de los judíos empleados en la industria de guerra y de los internados en campos de concentración, "limpio de judíos (judenrein)".[103]

Varios de los lugares mencionados por el decreto como "circunscripciones residenciales judías", principalmente en los distritos de Lublin y de Galitzia, como Lemberg (Lvov), Parczew, Kónskowola, Izbica, Luków y Chelm, aparecen como lugares de destino de judíos deportados de Francia, Bélgica, Alemania y Eslovaquia en varios documentos (vid. págs. 58 y 71). Es posible que a muchos de los judíos deportados de Francia y Bélgica les fuese asignada residencia en estos lugares de manera definitiva. Pero tal vez su estancia aquí fuese solo provisional y con el tiempo fuesen desplazados una vez más, ahora hacia el noreste, a Bielorrusia y a los países bálticos, adonde también por esas fechas se estaba deportando a judíos (vid. pág. 71 ).

En el mapa siguiente se reflejan los lugares de acogida de los judíos deportados según los documentos e indicios presentados en este trabajo.

MAPA [véase en la versión PDF]

La mortalidad habría sido sin duda muy elevada entre los judíos deportados. Las deficientes condiciones en la alimentación y en la higiene en unas zonas asoladas por la guerra habrían causado sobre una población compuesta en un porcentaje elevado por ancianos y niños numerosas víctimas. Desconozco datos al respecto, pero pueden servir de ejemplo los ghettos de Lódz y de Varsovia. De las 200.000 personas que pasaron por el ghetto de Lódz a lo largo de la guerra fallecieron 45.000. De las 470.000 personas que hubo en el ghetto de Varsovia entre finales de 1940 y septiembre de 1942 murieron 83.000.[104]

Tras la guerra, los supervivientes que quisieron y pudieron volvieron a Francia y a Bélgica. Los que retornaron a Francia en 1945 y lo comunicaron al ministerio de Antiguos Combatientes fueron considerados oficialmente como supervivientes. Es posible que otros volvieran y no lo comunicaran, o que volvieran después de 1945. Otros supervivientes aprovecharon sin duda la oportunidad que se les ofrecía para emigrar a países menos afectados por la guerra: a América y a los dominios del Imperio Británico, principalmente a Palestina. Téngase presente que la mayoría de los judíos deportados de Francia en 1942 no tenían la nacionalidad francesa. Se calcula que inmediatamente después de la guerra se produjo un movimiento clandestino de alrededor de 250.000 judíos desde el este de Europa hacia los campos de personas desplazadas en Alemania, Austria e Italia. Esta migración masiva ha sido conocida como la Beriha (en hebreo, "fuga" o "escapada"). El objetivo de la mayoría de estas personas era emigrar a Palestina, entonces Mandato británico.[105] No es descartable, por las razones antes indicadas, que entre los 250.000 emigrantes se encontraran judíos deportados en su día de Francia y Bélgica.

Existe por último la posibilidad de que a muchos de los judíos deportados por los alemanes a zonas que al final de la guerra quedaron bajo soberanía soviética no se les permitiera emigrar a Occidente. Este supuesto no es excluible de acuerdo con el movimiento del frente del este en el último año de la guerra. A finales de junio de 1944 los soviéticos lanzaron un gigantesco ataque en el sector central del frente, a resultas del cual fueron cercadas grandes unidades alemanas. Todo el dispositivo alemán de defensa resultado fue que en poco más avanzadillas soviéticas estaban Varsovia, habiendo avanzado en ese cerca de 400 kilómetros. Los se desplomó. El de un mes las a las puertas de periodo de tiempo soviéticos habían conquistado en su meteórico avance Bielorrusia, Galitzia y la región de Lublin. A estas tres zonas, como se ha señalado, fueron deportados grandes contingentes de judíos. Todos estos judíos habrían quedado en manos de Stalin, ya que a los alemanes les habría sido imposible evacuarlos hacia el oeste. Es posible, por tanto, que el dirigente soviético impidiera la salida de la URSS de todos o parte de estos judíos al final de la 'guerra.[106]

Queda, por último, exponer unas respuestas a posibles objeciones que cabría plantear a mi trabajo.

En primer lugar se puede argüir que no he empleado todas las fuentes originadas durante la guerra. En concreto, se me puede echar en cara que no he tenido en cuenta los llamados "Protocolos de Auschwitz", revelaciones de unos supuestos evadidos de Auschwitz que se difundieron en la primavera de 1944. Si no lo he hecho ha sido porque ya he publicado un libro sobre la cuestión, donde se desvela que este documento no supera la crítica histórica más elemental y no merece credibilidad.[107]

En segundo lugar, se me puede achacar que no he tomado en consideración las fuentes aparecidas en la posguerra, fundamentalmente los testimonios de los supervivientes y las memorias y diversas declaraciones de los alemanes implicados en la cuestión. No lo he hecho porque he creído que la supuesta matanza de decenas de miles de judíos en el mismo lugar -Auschwitz-y a lo largo de varios meses habría dejado huellas inequívocas e imborrables en los documentos contemporáneos. Además, no es así como se constatan los hechos históricos. No han sido precisos los testimonios de los supervivientes para dejar constancia, por ejemplo, de la matanza de la noche de San Bartolomé o del bombardeo de Dresde. Son éstos hechos de tal naturaleza que han dejado infinidad de huellas como para que se pueda dudar de ellos. Por otra parte, los testimonios y confesiones de posguerra son frecuentemente inconciliables con los documentos contemporáneos. En general, los testimonios mencionan que todos los judíos franceses y belgas eran exterminados o ingresados en Auschwitz en 1942; en cambio, los documentos contemporáneos revelan la presencia de judíos franceses y belgas a cientos de kilómetros al este de Auschwitz. En caso de discrepancia cabe preguntarse por qué, por ejemplo, un testimonio de un superviviente manifestado en 1970 o 1980 ha de ser una fuente histórica más segura que un documento de la resistencia o del gobierno polaco fechado en 1942.

Por último, se me puede acusar de que no he expuesto ninguna certeza, sino solamente hipótesis. De ahí el abuso de términos tales como "probablemente", "posiblemente", "tal vez", etc. La razón es, ante todo, que faltan fuentes esenciales para conocer con detalle este episodio histórico. Faltan, por ejemplo, los documentos de los ferrocarriles alemanes[108] y de la administración alemana en Bielorrusia.[109] El documento citado en las paginas 71-72 es una excepción. Ante esa circunstancia, me he basado en los indicios existentes y he intentado colmar las lagunas por medio de hipótesis. Este es, en definitiva, un método ortodoxo de investigación histórica: partir de hechos conocidos para deducir otros nuevos mediante el razonamiento constructivo. Así, he observado por un lado que los documentos de la resistencia y del gobierno polaco en el exilio omiten referirse al exterminio masivo de judíos que se estaría produciendo en Auschwitz. En consecuencia, he conjeturado que esa matanza no se habría producido. Por otro lado, he comprobado que los alemanes estaban deportando a zonas del este de Polonia y de Rusia, previo paso por ghettos o campos de tránsito, a judíos alemanes, austriacos y eslovacos. Por analogía, he conjeturado que los judíos franceses y belgas estaban siendo trasladados también a esas zonas previo paso por un campo de tránsito: Auschwitz. A continuación he visto que ambas conjeturas encajan y se complementan y permiten llegar si no a la certidumbre, sí por lo menos a una gran probabilidad. Y es aquí donde se concentra precisamente lo esencial de la cuestión: según las fuentes examinadas, la probabilidad de que los judíos fueran deportados de Francia y Bélgica a Polonia y Rusia en 1942 me parece mucho más verosímil que la probabilidad de que fuesen aniquilados casi en su totalidad en Auschwitz por medio de "cámaras eléctricas", "baños eléctricos", "martillos neumáticos" o "cámaras de gas" sin que nadie diera la voz de alarma.

DOCUMENTOS I, II Y III [véase en la versión PDF]


[1] CZECH, D.: Kalendarium der Ereignisse im Konzentrationslager Auschwitz-Birkenau, 1960, págs. 54-110 (en adelante Kalendarium).
[2] Reichssicherheitshauptamt: Oficina principal de seguridad del Reich. Uno de sus departamentos se encargaba de la deportación de los judíos.
[3] Campo de tránsito situado en las afueras de París. En él concentraban los alemanes a los judíos destinados a la deportación.
[4] CZECH, D: Kalendarium, 1989.
[5] Localidad situada a unos 100 kilómetros al oeste de Auschwitz. En ella se detuvieron antes de llegar a Auschwitz cierto número de trenes procedentes de Francia y Bélgica con objeto de seleccionar mano de obra para los numerosos campos de trabajo que había en la zona.
[6] Konzentrationslager: campo de concentración.
[7] KLARSFELD, S.: MDJF, pág. 5 (según mi propia numeración; esta obra está sin paginar).
[8] CZECH, D: Kalendarium, 1989, pág. 289.
[9] Auschwitz. Deel 111, pág. 6.
[10] Archivos PMO. Signatura D-ROj123 (Manner) para las listas de hombres y D-RO/123 (Frauen) para las de mujeres.
[11] PIPER, F.: Estimating the Number of Deportees to and Victims of the Auschwitz-Birkenau Camp, pág. 69.
[12] CZECH, D.; Kalendarium, 1989, págs. 35, 189.
[13] Campo de detención de judíos.
[14] CZECH, D.: Kalendarium, 1989, pág. 35.
[15] Mémorial de la déportation des Juifs de Belgique, págs. 14, 22 y 23 (en adelante MDJB). Las paginas corresponden a mi propia numeración, ya que la obra está sin paginar.
[16] MDJB, págs. 22-23.
[17] Ibidem.
[18] Ibidem.
[19] Centre de Documentation Juive Contemporaine (en adelante, CDJC), XXVI-29, 15 junio 1942.
[20] Jefe del departamento encargado de la deportación de los judíos.
[21] CDJC, NG-183, 22 junio 1942.
[22] CDJC, RF-1221, 26 junio 1942.
[23] CDJC, VI-190, 27 junio 1942.
[24] CDJC, NG-183, 2 julio 1942.
[25] CDJC, XXVb-55, 8 julio 1942.
[26] CDJC, XXVb-60, 11 julio 1942.
[27] CDJC, XXVb-80, 18 julio 1942.
[28] Nombre con el que era conocida aquella parte del territorio de la antigua Polonia que no había sido incorporada al Reich y que estaba sometida una administración especial alemana.
[29] CDJC, XXVI-46, 21 julio 1942.
[30] CDJC, XXVb-123, 11 agosto 1942.
[31] CDJC, XXVb-126, 13 agosto 1942.
[32] STEINBERG, L.: Les autorités allemandes en France occupée, pág. 99.
[33] JAROSZ, B.: Le mouvement de la résistance à l'intérieur et à l'extérieur du camp, pág. 145-147.
[34] JAROSZ, B.: Le mouvement de la résistance à l'intérieur et à l'extérieur du camp, pág. 158.
[35] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, págs . 97-98.
[36] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, pág . 110.
[37] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, pág. 175.
[38] LAQUEUR, W.: The Terrible Secret, págs. 22­
[39] LAQUEUR, W.: The Terrible Secret, pág. 24.
[40] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, pág. 43.
[41] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, págs. 43­-45.
[42] LANGBEIN, H.: Hommes et femmes à Auschwitz, pág. 252.
[43] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, págs. 100-101.
[44] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, pág. 46.
[45] GARLINSKI, J.: Fighting Auschwitz, págs. 102, 143.
[46] LAQUEUR, W.: The Terrible Secret, pág. 169.
[47] Obóz koncentracyjny Oswięcim (en adelante Obóz) , pág. XIII.
[48] Obóz, págs. 36-38.
[49] Obóz, págs. 39-40.
[50] Obóz, págs, 42-43.
[51] Obóz, pág. 44.
[52] Obóz, págs. 45-50.
[53] Obóz, pág. 52.
[54] Obóz, pág. 54.
[55] Obóz, pág. 55.
[56] Obóz, pág. 56.
[57] Obóz, págs. 58-70.
[58] Obóz, págs. 72-73.
[59] Obóz, págs. 73-74.
[60] Obóz, págs. 74-75.
[61] Obóz, págs. 75-76.
[62] CZECH, D.: Kalendarium, 1989, págs. 263-292.
[63] Obóz, págs. 79-80.
[64] BOR-KOMOROWSKI, T.: The Secret Army, pág. 150.
[65] Hoover Institution, Poland, Ambasada (U. S. ), Box 29.
[66] Hoover Institution, Poland, Min. Spraw Wewnetrznych, Box 3.
[67] Studium Polski Podziemnej, 2318.
[68] ENGEL, D.: In the Shadow of Auschwitz, págs. 192, 172.
[69] Para más detalles véase AYNAT, E.: Auschwitz & the Exile Government of Poland in the "Polish Fortnightly Review".
[70] KLARSFELD, S.: MDJF, pág. 9; MDJB, págs. 22-23.
[71] KULISCHER, E.: The Displacement of Population in Europe.
[72] KULISCHER, E.: The Displacement of Population in Europe, págs. 4-5.
[73] KULISCHER, E.: The Displacement of Population in Europe, pág. 110.
[74] KULISCHER, E.: The Displacement of Population in Europe, pág. 107.
[75] KULISCHER, E.: The Displacement of Population in Europe, pág. 110.
[76] KULISCHER, E.: The Displacement of Population in Europe, pág. 108.
[77] KULISCHER, E.: The Displacement of Population in Europe, págs. 110-111.
[78] Extracto de un informe de la Delegatura a Londres de 24 abril 1943 ("Biuletyn Informacyjny", 29 abril 1943), en Righteous Among Nations, pág. 674.
[79] "The Mass Extermination of Jews in German Occupied Poland", Studium Polski Podziemnej, 2318.
[80] WEISSMANDEL, M.O.: Min Hametzar, facsímil reproducido en el anexo documental de esta obra, que está numerada con caracteres hebreos.
[81] The Black Book, pág. 198.
[82] Sprawozdanie Nr. 6/42, pág. 35, Hoover Institution.
[83] Righteous Among Nations, pág. 667. Esta obra pública una traducción del documento original, que se encontraba en los archivos del Instituto de Historia del Partido del Comité Central del Partido Obrero Polaco Unificado (comunista), signatura 202 /XV/Vol. 2. Según he podido averiguar, tras la disolución de este partido en 1990 sus archivos fueron repartidos entre varios centros de documentación de Varsovia. Hasta el presente me ha sido imposible obtener el documento original.
[84] CDJC, XXVI-59, 1 septiembre 1942.
[85] KLARSFELD, S.: Vichy-Auschwitz, pág. 331.
[86] MDJB, pág. 23.
[87] KLARSFELD, S.: MDJF, pág. 6.
[88] KLARSFELD, S.: MDJF.
[89] KEMP, P.: The Liberation of Bergen-Belsen Concentration Camp in April 1945, pág. 37.
[90] KLARSFELD, S.: MDJF, convoy número 24.
[91] KLARSFELD, s.: MDJF, convoy número 8.
[92] SPRITZER, J.: Ich war Nr. 10291.
[93] KLARSFELD, S.: MDJF, pág. 6.
[94] KLARSFELD, S.: MDJF, convoy número 1.
[95] KLARSFELD, S.: MDJF, pág. 8.
[96] KLARSFELD, S.: MDJF, passim.
[97] Institut für Zeitgeschichte, Fb 85/2, págs. 217-230.
[98] "Unser einziger Weg ist Arbeit", págs. 6, 16 Y 201.
[99] BÜCHLER, Y.: The Deportation of Slovakian Jews to the Lublin District of Poland in 1942.
[100] CZECH, D.: Les camps auxiliaires d'Auschwitz, págs. 51-52.
[101] PMO, Fahrgenehmigungen, D-Au 1-4, 73514.
[102] Abschluss der Judenumsiedlung, "Ostland", 22, 15.11.1942, págs. 388-389.
[103] 55 Judenwohnbezirke im Generalgouvernement, "Ostland", 23, 1.12.1942, págs. 408-409.
[104] HILBERG, R.: La destruction des Juifs d'Europe, pág. 234.
[105] BAUER, Y.: Beriha, págs. 192-196.
[106] WERNER, S.: Die zweite babylonische Gefangenschaft. Según este autor, los judíos se encuentran todavía allí.
[107] AYNAT, E.: Los "Protocolos de Auschwitz": ¿una fuente histórica?
[108] HILBERG, R.: La destruction des Juifs d'Europe, pág. 1048.
[109] WERNER, S.: Die zweite babylonische Gefangenschaft, pág. 17.

Additional information about this document
Property Value
Author(s): Enrique Aynat Eknes
Title: Estudios sobre el "Holocausto", La deportación de judíos de Francia y Bélgica en 1942
Sources: Enrique Aynat, Estudios sobre el "Holocausto": La deportación de judíos de Francia y Bélgica en 1942, Graficas Hurtado, Valencia, 1994, pp. 3-88
Contributions:
n/a
Published: 1994-01-01
First posted on CODOH: Dec. 29, 2018, 8:49 a.m.
Last revision:
n/a
Comments:
n/a
Appears In:
Mirrors:
n/a
Download:
n/a